David Sánchez deshace el nudo

La CRóNiCa | HÉRCULES (2-0) Orihuela
El Hércules añade velocidad a su firmeza defensiva y supera con claridad a un sólido Orihuela

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) / Fotos: @cfhercules

Confirmado, el Hércules de Cubillo progresa adecuadamente. El equipo crece en conceptos defensivos, donde sigue impecable, y mejora aspectos del fútbol ofensivo. Donde eso sí, aún tiene margen de mejora, en especial cuando recupere efectivos. Hoy con la baja de Raúl Ruiz, se demostró que hay fondo de armario. Javi Pérez estuvo bien, tener alternativas solidifica el proyecto. Armando suplió a Appin con aprobado. Enfrente un Orihuela muy serio, menguado por la intensidad del rival. Una de las virtudes de un buen equipo es minimizar las del oponente y hoy se logró con claridad.

El equipo entró mejor en el partido que en otras ocasiones. Desde el pitido inicial quiso mandar. Fue la primera señal de mejoría. Moyita y David estaban muy activos, y Borja lo intentó desde lejos para probar a Leandro. Sin ser un partido espectacular, los blanquiazules trabajaban muy bien la recuperación de balón y buscaban el gol. Faltó movilidad en el juego estático ofensivo. Debe crecer el conjunto del Rico Pérez en el ataque ante rivales que se cierran atrás. Al descanso se llegó con empate, pero con la sensación de que fue mejor que ante Atzeneta y Peña Deportiva.

Lo que se rubricó en la segunda parte con dos goles, tres puntos y el tercer triunfo consecutivo en el Rico Pérez. Y se logró desde la velocidad. Los nudos ofensivos se suelen deshacer con un chispazo. Y como ante la Peña Deportivo lo tuvo David Sánchez. Se inventó una acción explosiva por su banda con un centro certero, Buenacasa remató y Leandro la paró pero ya dentro de su portería. El gol lo cambió todo. El rival tuvo que estirarse e intentar hacer lo que nadie puede, superar la defensa del Hércules. Toché tuvo su única ocasión, pero allí estaba el pie de Ismael Falcón para evitar el empate.

Y para rubricar el triunfo, otro «arreón» con la velocidad de Abde, trajo el premio del segundo gol. Murallas derrumbadas y un triunfo que sabe a segundo puesto en solitario. Del Ibiza ya hablaremos el próximo fin de semana. Ahora las cuentas cuadran. El Hércules coge inercia, crece, se aleja del cuarto, que es lo importante, y aprende a ganar. El sistema defensivo es creíble, el banquillo aporta soluciones a las bajas y ahora es cuestión de crecer en ataque. El camino es el correcto. Once puntos de quince es ya un inicio notable. Los derbis complicados ya no se hacen «bola», otra mejoría.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!