Golazo para romper el silencio

La CRóNiCa / HÉRCULES (1-0) Peña Deportiva
El Hércules supera a la Peña Deportiva en una buena segunda parte que enmienda una nefasta puesta en escena

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) / Foto: @cfhercules

Sobró el primer tiempo, faltó el público, se mejoró en superioridad y se venció con un golazo. Mucho que mejorar, pero siete puntos en el zurrón. El inicio de Liga disipa dudas con resultados. Otra vez el equipo de Cubillo nadó en positivo. Empezó timorato y creció durante el partido. Lo más meritorio es que lo hizo ante un enemigo notable. La expulsión de Andreu le benefició. Esta vez con los cambios del descanso, el Hércules supo jugar contra diez e incluso el resultado pudo ser mayor. Aunque para llegar a la feliz conclusión del partido se pasó por alguna fase infame.

Armando y Appin juntos en el doble pivote y en el Rico Pérez es una apuesta cicatera. Se construyó poco, se regaló la posesión y la Peña Deportiva fue mejor. Los baleares rozaron el gol en un posible penalti de Nani. La acción es de las discutibles, ni con el VAR hubiésemos alcanzado un acuerdo. Se podía pitar o no. Pero casi se repite la historia del Atzeneta y hoy levantar un resultado en contra era tarea más compleja. No se señaló y poco después Andreu se pasó de frenada. Entrada temeraria e innecesaria sobre Alfaro y roja directa. Al descanso con dudas, pero con uno más.

Entro Teo por Tano, para proteger al central que llevaba tarjeta y estaba en peligro. Pero sobre todo entró David Sánchez por Armando. Moyita cogió la batuta, el equipo fue más intenso y creíble. Los laterales subieron abriendo el campo y todo empezó a parecerse a lo previsto. Poco a poco el Hércules empezó a generar peligro hasta alcanzar el gol. El primero que encaja la Peña Deportiva en un gran disparo de David Sánchez. Entró para desatascar el choque. Un misil inapelable. Luego siempre estuvo más cerca el segundo que el empate. Moyita se estrelló con el larguero y Abde se quedó sin luces sólo ante Javi Seral.

Los tres puntos, la firmeza defensiva y superar a un buen rival, son motivos para el optimismo. El primer tiempo debe ser motivo para la corrección y reflexión. En un estadio apagado y sin espectadores, un golazo rompió la resistencia del rival. Paso en firme en un momento delicado para todos. El equipo debe crecer y creer, con los resultados es más sencillo. Y acabamos la crónica con una frase tan obvia como necesaria en un día como hoy: «El equipo alicantino que juega en el Rico Pérez«. Sin su afición en la grada, pero con un corazón muy blanquiazul.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!