Un Hércules histérico toca fondo

La CRóNiCa | HÉRCULES (1-3) Orihuela
El Orihuela pesca en rio revuelto ante un equipo desordenado e impreciso

Texto: Gonzalo Blais (@gonzaloblanes) | Foto: @cfhercules

Hacer responsable a José Vegar del desastre sería irresponsable. Pero visto lo visto, el Hércules ha perdido cinco jornadas en vez de cuatro. Jesús Muñoz, el nuevo técnico, lo vio desde el palco. Igual tenía alguna idea, pero no arrancará hasta Llagostera. Tiempo perdido. El partido fue una continuidad al histerismo del día del Sabadell. El Hércules es ahora un equipo roto en lo anímico, en lo táctico y hasta en lo físico. Todo lo que puede salir mal, sale peor. Una pesadilla que no merece su fiel afición. Un punto de quince en Segunda B es una infamia a la historia de la entidad.

Chechu Flores brilló en su regreso y subrayó el desastre defensivo local. El Orihuela con balón encontró un paraíso. Aunque sufrió mucho en defensa. En ese apartado al Hércules le faltó eficacia. Otra continuidad de la era Planagumà. Es cierto que un jugador visitante paró un balón con la mano. Era penalti. Pero de los de catedral. Pudo cambiarlo todo. Pero no es día para excusas. Que Chechu aparezca hoy por el Rico Pérez y de un recital, no es casual. Todo se rompió en Ponferrada. Se empezó el proyecto viciado, se auto destruyó por dentro y ahora todo parecen cenizas.

Sin embargo, sería incoherente decir en agosto que la plantilla estaba compensada con renovaciones y fichajes, para ahora arremeter contra su construcción. Es evidente que muchos lo harán, pero no deja de ser oportunista. La realidad es que ningún jugador da su nivel. Se apagó la solidez y se multiplica la falta de eficacia. El juego se funde en el centro del campo y la mezcla de un panorama tétrico que aprovechó el rival. Mañana se hace cargo Jesús Muñoz de un equipo que no sabe a lo que juega. De un grupo que quiere pero no puede. Me cuentan que viene con toneladas de ganas para sacarlo adelante. Necesitará suerte, ayuda de todos y mucha lucidez.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!