Isi apaga el Rico Pérez

La CRóNiCa | HÉRCULES – Ponferradina
(1-3) Duro golpe al Hércules en un partido donde todo se torció desde el inicio

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) | Forto: @cfhercules

Isi despertó del sueño a una ciudad que respiraba el ascenso. El ambiente de Primera cohibió más al Hércules que a la Ponferradina. El equipo local se colapso y el visitante disfrutó. Los detalles cayeron del lado del conjunto de Bolo, nada salió bien a los de Planagumà. Un partido más próximo al drama que al fútbol. Aunque queda la vuelta y tocará tirar de épica, precedentes increíbles o heroica. La realidad es que medio ascenso ya está en El Toralín. Aunque intentarlo es una obligación, lograrlo parece casi una quimera.

El encuentro arrancó igualado, con los dos equipos estudiándose. Pero Isi sacó su primer misil que se coló por la escuadra. Ese gol hizo daño, dejó al Hércules herido. Aunque se pudo revertir con un mano a mano de Benja, que salvó con el pie el meta visitante. Cuando los de Planagumà se relamían la herida, Isi alcanzó de nuevo la escuadra. Entonces noqueó a los blanquiazules. Se apagó el fútbol. Se atascó todo y la ansiedad se apoderó del Rico Pérez. Fueron minutos eternos, para el olvido, con la sensación de impotencia.

En la segunda mitad, más corazón que cabeza. El equipo, lo que antes nunca pasó, se partió. Los delanteros no bajaban, la defensa reculaba, se mascaba la tragedia y llegó el tercero. El banquillo visitante lo celebró como el del ascenso. El Hércules lo intentó más por pundonor o decencia, que por convencimiento en lo que hacía. Tampoco hubo suerte en dos palos de Alfaro y Jona. Y en la última acción Samuel marcó el gol del honor. Ahora inservible, aunque debe ser el punto en el que comenzar a cimentar la remota opción de remontar. Es fútbol. Llegados hasta aquí rendirse sería una temeridad y una cobardía. Merece la pena intentarlo. Mi granito de arena lo dejó con un dato. Isi, en esa misma portería, marcó el gol del Real Murcia en el Rico Pérez. Y en la vuelta llegó el mítico gol de “la barba” que lo giró todo. Es cierto que ahora hay que marcar tres. Lo lógico es que el sábado 29 de junio acabemos llorando. Pero que sea ese día, no antes. Y que nunca sea por no haberlo intentado TODOS con la mayor fuerza posible.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!