La semana negra del herculanismo

en OPINIÓN

Opinión | #BookSportLive
Con la firma de Miguel Ángel Sánchez

 

Quiero despertarme de la pesadilla. Abrir los ojos y sentir que todo lo transcurrido la semana pasada ha sido una mentira. El sistema nos avisó de que el 20 de enero sería el día más triste del año, el de la cuesta de enero, pero nunca esperé que una semana pudiera ser tan nefasta. Los días que empezaron con el fallecimiento de Mayte Llopis y terminaron con el adiós de Kobe Bryant. El luto y la tristeza no anunciaron nada bueno y las torres se cayeron. El Hércules se desmontó y todavía hoy dudo si ayer asistí a un partido o a un funeral.

Algún día se analizarán estos últimos siete días como una de las peores semanas del herculanismo. Los días en los que un proyecto inexistente se tambaleó y cayó. Todo empezó con aquella reunión de peñas que nadie entendió. Ramírez convocó a los hinchas habituales no se sabe muy bien para qué. El señor del puro y las chanclas, amigo del otro fumador, habló con los aficionados para menospreciar a los jugadores que se han ido y cargar contra los periodistas. Miedo a la información. Culpó de imponer puestos, buscó silenciar las idas y venidas del club, la improvisación. Quitar credibilidad y purgar enemigos. Ante la hinchada malos gestos, palabras altas y alguna escena extraña que el club desmintió. Tan solo dos noticias: el minuto de silencio y la salida de Rulo y próxima de Felipe.  Rulo se marchó, Felipe jugó.

El siguiente día llegó con el regalo. Invitaciones gratis para inter comprar. Cuatro entradas por abonado sin sentido. Conquistar a la afición, el objetivo El ídolo que nunca lo empezaba a caer. Siguiente noticia: fichaje de un jugador, Sergio Jiménez, que fue pitado en todos sus partidos con el Recreativo de Huelva y que el año anterior descendió con El Ejido. El esperpento no terminaba ahí: Borja Martínez se marcha al Ibiza. El Hércules empeora día tras día.

Prometo que en ese momento pensé que nada podía ir a peor. Me equivocaba. Rueda de prensa de los Pacos afirmando que dejarán una plaza libre por si acaso se aparece la Santa Faz y que la plantilla estaba cerrada, incluida la salida de Felipe Alfonso, o al menos todos lo entendimos así. Víctor Olmedo sale 16 horas después, el Hércules renuncia a los laterales suplentes, o eso parecía, pues Felipe Alfonso jugó.

Llega el encuentro y el funeral. Domingo 26 de enero de 2020, el Rico Pérez siente el descenso como algo inevitable. Parte del herculanismo clama contra la gestión. El Atlético Levante de Tevenet se impone al Hércules con solvencia. Vicente Mir, que ha empeorado al peor Hércules de la historia, achaca sus vaivenes tácticos a la expulsión. Cambios inexplicables, sacrificio de Nico y números infames. Falcón se marcha llorando. El Rico Pérez se convierte en una tumba. Aquel día no se hizo un minuto de silencio por la ilustre herculana, un aplauso pareció suficiente. Sí jugó Felipe Alfonso. Vicente Mir y Ramírez, filias y fobias.

La semana terminaba, imposible ir a peor. Otra vez me equivoqué. Ramírez, tras entrar, arrasar con todo lo encontrado a su paso, permitir que se marchen tres de los pocos jugadores que en algún momento de la temporada han rendido a buen nivel y traer fichajes inexplicables anuncia su marcha. Un mes para destruir y no construir. El capitán que abandona el barco tras el iceberg. Minutos después se anuncia el accidente de Kobe. El deporte llora. 

La semana ha pasado y no sabemos con que nos encontramos. Nadie parece querer dirigir el mando en el Rico Pérez. Vicente Mir tiene pie y medio fuera del club, es imposible saber quién buscará su sustituto. Una institución casi centenaria navega sin presidente, director deportivo y casi sin entrenador. Los líderes abandonar el barco ante el abismo de Tercera. 

Hoy, Mayte, Kobe Bryant y otros tantos descansan en paz. El Hércules no, pese a la incapacidad de los dirigentes, la afición, valiente y leal, lo mantiene pie. El sueño del Chepa vivió entre Luceros y el Rico Pérez. El funeral del 26 debe de ser el de la gestión. No vamos a descansar, pero por favor, aquellos que han convertido el club en un estanco, dejadnos en paz.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!