El líder frena la remontada

La CRóNiCa | HÉRCULES (1-1) Lleida
El Lleida se muestra muy sólido y Carlos Martínez marca el gol del empate

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) | Foto: @cfhercules

Si no viniésemos de un desierto en el inicio de la Liga, el empate final tendría otra lectura. Hoy el Hércules, que venía de dos triunfos seguidos, ha empatado ante un sólido líder. El Lleida ha demostrado que no es casualidad su puesto en la tabla. Por eso el punto en otras circunstancias no sabría tan mal. Pero cuando vienes de lo infame necesitas lo sublime para recuperar territorio. Hoy vimos en el Rico Pérez un buen partido de fútbol, con dos equipos de nivel Play Off. El empate se puede considerar justo en un deporte que no suele entender de justicias.

En el primer tiempo hubo más rigor que talento. Los dos equipos se espiaban sin balón, arriesgando poco y proponiendo seriedad. Lo lógico era el cero a cero. Con alguna llegada local que se debe rescatar con pinzas. Fútbol del intenso, aunque con falta de velocidad y lucidez en las inmediaciones del área rival. Eso fue lo que encontró el Lleida en la acción de su gol. Mal defendida y bien atacada. Raúl culminó, muy solo, una contra con el tanto visitante. Al descanso se llegaba con el partido cuesta arriba.

Carlos Hércules Lleida

Este Hércules nada tiene que ver con el esperpento de equipo que inicio la temporada. Pero el rival era correoso. Poco a poco fue acercándose al gol. Lo logró en un toque sutil de Víctor Olmedo, asistencia de calidad, que Carlos Martínez, muy solo en el área, llevó a la red. El tanto llegaba para levantar el Rico Pérez y con sensaciones de remontada. Pero entonces apareció el líder. El Lleida se levantó e incluso rozó el segundo. Aunque también la tuvo Carlos en un remate de cabeza que rozó el palo.

Partido serio y de calidad. El empate se queda corto para un grupo que debe recuperar terreno. Pero es un punto. El equipo está muy vivo y sigue quedando mucho por delante. En Castellón debe hacerse bueno. Hoy Jesús Muñoz apostó por Benja y buscó con los cambios profundidad. Quizás faltó control en los minutos finales, con Diego Benito en el banquillo. Pero al final el esfuerzo tuvo el premio de igualar ante un buen equipo. Con la ansiedad de la necesidad de hacer cosas grandes, es un pequeño paso al frente. 

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!