El Lucentum prepara un nuevo asalto a la ACB

Reportaje- LUCENTUM
El Covid-19 frustró el intento de los alicantinos por volver a la máxima categoría del baloncesto español en 2020

Texto: Miguel Ángel Sánchez / @Miguel93SB

Tiempo de cambios. Desde que el 2020 entró en nuestras vidas, nada ha vuelto a ser como antes. El año comenzó con un virus que se escuchaba a lo lejos y todos sobrestimamos. Mientras este atacaba vidas y causaba temor en países de Asia Oriental, Alicante se vestía con tirantes y pantalón corto. Las aceras y el asfalto abandonaron su rugosidad urbana para convertirse en parquet reluciente. Los ciudadanos botaban un balón en cada cruce y penetraban la zona al pasar por las puertas. Las conversaciones se cargaban de términos anglosajones como pick and roll o floopy y los niños soñaban con ser Justin Pitts, Bamba Fall o Pedro Llompart.

El equipo de Pedro Rivero comenzó la temporada como recién ascendido a LEB Oro, pero pronto cayó el peso de la historia. Pese a que Fundación Lucentum es un club diferente al que fue fundado por Paco Pastor, la raíz y la lucha proceden del mismo lugar y el estatus plantó cara a los presupuestos. Nadie contaba con los alicantinos, pero partido a partido, sin alzar mucho la voz, se impusieron a sus rivales y, para cuando el maldito coronavirus frenó el baloncesto, ya ocupaban el tercer puesto de la tabla, a solo dos victorias del liderato.

El HLA Alicante fue mucho  más que el tapado de la categoría. Tras 24 partidos, los lucentinos jugaban con el mejor valorado de la categoría, el pívot Bamba Fall, con una media de 20,54 de valoración. El senegalés también era el máximo reboteador, 8,58 por partido, y el máximo taponador, 2.33 de media. La figura del pívot fue enorme. Los alicantinos no han podido sellar su renovación y la Bamba jugará en el Coviran Granada.

No obstante, los de Toni Gallego sellaron la continuidad del otro gran protagonista, Justin Pitts. El base estadounidense terminó la temporada como segundo máximo anotador, empatado a 15,17 puntos por partido con Darko Balaban y Andrew Dee. El de Misuri, un seguro desde la línea de tiros libres (anotó el 88% de los que lanzó), no solo destacó en su faceta ofensiva. Su clase no combatió su entrega y fue el tercer jugador que más balones recuperó en LEB Oro, 1,71 por partido. Estos números y la sensación de presenciar a un jugador diferente hizo que muchos lo vieran muy lejos de seguir, tal vez demasiado, pero el Lucentum dio la campanada al anunciar su continuidad. La gran esperanza de la próxima temporada.

El pasado también apareció de nuevo en la composición del equipo. Además de Pedro Rivero, técnico y exjugador, el gran fichaje fue Pedro Llompart. El base rechazó ofertas para unirse a los del Centro de Tecnificación. No vino a retirarse. De hecho, terminó como el máximo asistente con 5,91 de media. Ha renovado. 

Llompart liderará el Lucentum 2020/21 acompañado de un viejo conocido. El primer fichaje y el más ilusionante. Txemi Urtasun, ex ACB, vuelve al Lucentum para asaltar el ascenso. El escolta navarro ya ascendió en Alicante en 2009.

Además de Urtasun, el Lucentum ha reforzado su plantilla con 4 fichajes: Edu Martínez, Stojan Gjuroski, Jorge Bilbao y Jonas Zohore. Martínez llega del Ourense, en principio como alero suplente. Gjuroski es un ala-pívot anotador que promete grandes tardes en el pabellón. Bilbao y Zohore llegan como sustitutos de Bamba Fall, el primero es un pivot español de músculo y trabajo bajo el aro; el segundo es defensivo, pero con buena media anotadora (12,5 por partido).

Así está, a día de hoy, la plantilla del Lucentum

Bases: Pedro Llompart y Justin Pitts.

Escoltas: Txemi Urtasun y Chumi Ortega.

Aleros: Edu Martínez.

Ala Pívots: Stojan Gjuroski y Alejandro Galán.

Pívots: Jorge Bilbo y Jonas Zohore.

Entrenador: Pedro Rivero.

Además, el canterano Guillem seguirá con minutos en el primer equipo. La continuidad de Nacho Díaz es una incógnita.

 

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!