El Lucentum sella otro gran triunfo

Baloncesto | Lucentum (91-70) Huesca
HLA Alicante supera al Huesca con claridad y se acomoda en la zona media de la LEB Oro

Texto: Miguel Ángel Sánchez (@Miguel93SB) | @booksportlive

La tarde no empezó bien en Alicante. El mal empate del Hércules congeló todavía más la gélida noche en el corazón de los alicantinos. Sin embargo, muchos confiaban en su halo de esperanza y se acercaron al Pedro Ferrándiz. Una de las mejores entradas de la temporada para presenciar la nueva prueba de los héroes lucentinos. Los locales, undécimos, recibían al Peñas Huesca, duodécimo, empatados a victorias. La faena no se antojaba fácil, pero confiar se convirtió en necesidad. La magia de la víspera de reyes fluía entre botes, canastas y tiros libres. Los reyes fueron los lucentinos.

El Lucentun no tardó en encender al pabellón. Conscientes de la oscuridad general, debían resolver una primera prueba: encandilar a la afición deseosa del triunfo. El baloncesto, por momentos brillantes del primer cuarto conquistó al más pintado. Busquets se colocó la corona y repartió alegrías por el pabellón. La ventaja aumentó durante el segundo cuarto, sobre todo gracias a un acertadísimo Onwenu. El Pedro Ferrándiz era una caldera, la primera prueba había sido superada.

La segunda prueba, tal vez la más difícil, se basaba en la concentración. El partido no permitía lagunas y cualquier desacierto podía convertirse en decisivo. No siempre se superó. El tercer cuarto fue un lastre que derivó en un pabellón temeroso en los minutos finales.

Tercera y última prueba, ganar. Este y no otro es el único lenguaje que se entiende en el deporte. Aquí, más allá de los ya mencionados Busquets y Onwen, entraron en juego Bamba Fall y Llompart. El senegalés, una vez más, volvió a marcar diferencias y reinar bajo aro. El balear salió, vio y venció. Dos triples consecutivos para colocar a los lucentinos 21 puntos por arriba. La tercera prueba había sido superada.

El HLA Alicante volvió a ganar y transforma en magia a noche de la terreta. El regalo de reyes llegó por adelantado, lo trajeron Busquets, Llompart y Bamba Fall. Victoria para olvidar la derrota de Donosti. Victoria para soñar.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!