Palma frena un inicio de oro

Baloncesto | HLA Alicante (74-75) Palma
El Lucentum perdió su primer partido en un encuentro apretado hasta el final

Texto: Miguel Ángel Sánchez (@Miguel93SB) | Foto: @booksportlive

Tercera jornada. El Lucentum más ilusionante de los últimos años recibía en su casa al Palma, uno de los grandes favoritos para pelear por el ascenso ACB. Una prueba de fuego para conocer las verdaderas aspiraciones de este equipo tras las dos victorias consecutivas ante Canoe y Melilla. Pese a la derrota, los alicantinos dejaron muy buenas sensaciones y mimbres para seguir soñando. Un tiro de Pitts sobre la bocina que tras golpear en la canasta salió despedido dejó al equipo a un suspiro de la victoria.

El partido comenzó con malos augurios tras el susto de Chumi. Un golpe en la cabeza le obligó a retirarse del parquet. Se recuperó antes de finalizar el primer cuarto. Los primeros instantes fueron dominados por los mallorquines, que terminaron ganando la primera batalla… tal y como harían al final. El segundo cuarto estaba destinado para el Lucentum, fueron sus mejores minutos del encuentro. Remontaron y consiguieron una ventaja para distanciarse con un estratosférico alley oop protagonizado por Pitts y Thiam que hizo levantarse al respetable de sus asientos. El pabellón rugía, la victoria parecía acercarse. Al descanso, los alicantinos se distanciaron 8 puntos en el marcador: 44-36.

Nada estaba decidido. Una serie de polémicas arbitrales fue aprovechada por los visitantes para tomar distancias en el marcador y colocarse siete puntos por delante a solo 8 minutos del final. No importaba, el pabellón no sólo creía, sino que las malas decisiones del trío arbitral le hicieron levantarse y arropar a los suyos con un ambiente de ACB que empujó al equipo hacia la remontada. Un triple de Pitts volvió a poner a los locales por delante a solo tres minutos del pitido final. Varios puntos por delante, buen baloncesto… y despistes defensivos que terminaron pesando en el marcador. El héroe se convirtió en semihéroe al fallar el último punto del partido. La victoria se esfumaba.

Derrota que no duele al Pedro Ferrándiz. El baloncesto se mide por mucho más que números y valoraciones y las sensaciones que dejaron los alicantinos, plantándole cara a un favorito al ascenso a ACB, no podían ser mejores. Licencia para seguir soñando. Será fácil levantarse.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!