Peleados con el gol

La CróNiCa – HÉRCULES (0-0) Olot
Mejoría del Hércules pero insuficiente para imponerse a un combativo Olot

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) | Foto: @cfhercules

Cuando tienes necesidad de ganar, pierdes por obligación. El talento se convierte en intentos. Y la calidad da paso a la cantidad. Por eso, es tan complejo salir del pozo cuando caes. Hoy el Hércules mejoró, excepto en los primeros veinte minutos, donde tembló. Muchos cambios propuso Jesús Muñoz, con más aciertos que errores a tenor del rendimiento. Teo Quintero debutó dejando buenas sensaciones. Alvarado y Diego Benito formaron un aseado centro del campo. Entrando en el once los «peleados» Benja y Moha. Ambos pelearon hasta la extenuación y merecieron en varias acciones el premio del gol.

El Olot entró en el partido con las ideas claras. Quería el balón para inquietar al rival y a su afición. Pero aquí se encontró con un Rico Pérez maduro. Hoy la grada reconoció el esfuerzo, porque la gente con corazón blanquiazul lo que quiere es salir de esta pesadilla, por encima de debates internos o externos. Poco a poco, el Hércules fue dominando el encuentro. Hasta aparecer por el área rival, allí se encontró con un meta, Pol Ballesté, en estado de gracia. Con algo de fortuna, le sacó dos manos a manos a Benja. Y evitó el gol local. Con un Moha apareciendo por banda y un equipo más creíble.

Sin ser superlativo, parecía algo. No como en La Nucía. Y cuando lo buscó el Olot, apareció una mano milagrosa de Falcón. Aunque justo es reconocer que los locales bordearon mas el gol que los visitantes. También debutó Abde, que dejó detalles para ilusionarse. Y el partido acabó en el área del oponente. Carlos Martínez tuvo la última clara, pero aquí volvemos a lo del principio de la crónica, lo del corazón por delante del talento. Al final un cero a cero rácano para las necesidades de la entidad. Un empate que sabe a seguir en descenso a Tercera. Aunque al menos hoy se acabó intentándolo, se mejoró en actitud y se rozó el triunfo. Esperemos que sea el inicio de algo mejor. Aunque los temblores, visto lo visto, siguen a la vuelta de la esquina. Será cuestión de apretar los puños hasta el mercado invernal.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!