Pitts no pudo contra el líder

La CróNiCa | Lucentum (77-81) Valladolid
El HLA Alicante cayó compitiendo ante el Carramimbre Valladolid

Texto: Miguel Ángel Sánchez (@Miguel93SB) | Foto: @booksportlive

El Valladolid nunca sonó bien en Alicante. Sueños negros se adentran en el corazón de los lucentinos recordando aquella bandeja que no entró. Tres años hace ya de aquel play-off, pese al siguiente ascenso, todavía duele. Los lucentinos creyeron que hoy era el día para purgar las penas. 6 de diciembre, San Nicolás, patrón de Alicante, hoy podía ser el día. No lo fue. Todo empezó a parecer extraño incluso antes de empezar. Cinco minutos de retraso en el inicio pusieron nerviosos a propios y extraños. Los malos presagios terminaron por cumplirse.

El partido comenzó con Justin Pitts en modo «dios». El base norteamericano anotó 14 de los 16 puntos que consiguieron los suyos en los primeros ocho minutos. Sin embargo, los pucelanos respondieron al acierto lucentino. Durante la primera parte, el encuentro nunca se decantó por ninguno de los dos bandos. Al descanso, empate a 37.

El descanso no solucionó nada, de hecho, todo fue a peor desde aquel momento. El encuentro seguía igualado, sí, pero ahora eran los pucelanos los que llevaban la iniciativa. Las decisiones arbitrales hicieron hervir al pabellón , demasiadas veces se decantaron por el lado visitante. Mientras la grada clamaba enfadada, De La Fuente, aquel que se hizo gigante hace tres años, volvió a imponer su ley sobre el parquet. Su baloncesto, muy criticado por el respetable debido a sus continuas quejas a los árbitros, hizo que el partido de Bamba Fall y Justin Pitts, con 32 y 3 4 de valoración, apenas sirviese para nada.

El partido avanzó y, aunque llegó a parecer estar cerca en los últimos minutos, no se consiguió dar la vuelta al marcador. Los lucentinos fallaron en momentos determinantes, De La Fuente y Bartley no. El Pedro Ferrándiz se tiñó de oscuro otra vez mirando hacia Valladolid. La victoria se escapó de nuevo estando tan cerca…

Nueva derrota de los alicantinos, que en muy pocos partidos pierden la cara al rival. El HLA Alicante es un recién ascendido y debe mirar hacia abajo, por lo que está situado en buena posición, pero Alicante es de ACB y sueña con mucho más. Pese al golpe, la Costa Blanca es tierra de levantarse una y otra vez. El baloncesto no ha terminado.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!