Planagumà no le encuentra explicación

Reportaje – HÉRCULES
Cree que los rivales con mucho menos consiguen más que el Hércules

Planagumà reconoció tras el partido que su equipo saltó mal al partido, aunque incidió en los méritos acumulados por los de Tevenet en esos minutos. Sin embargo, recalcó que el Hércules siendo superior a sus rivales (Prat, Villarreal B o Atlético Levante), en muchas fases del partido, no logra el rédito con goles. Añadiendo que los oponentes con diez minutos buenos logran el premio buscado. No le falta razón al técnico en su reflexión, pero genera inquietud que esa falta de efectividad venga del ejercicio anterior. No parece encontrar la solución, como diría aquel “dar con la tecla”.

Estamos en la fase de “tener fe en lo que no se ve”. Aunque es cierto que el equipo no da signos de apagón. Compite, se levanta y merece más premio. Siendo claros no da síntomas para cortar al entrenador. Parece una racha negra, idéntica a la inicial en el ejercicio anterior, pero a la inversa. En la campaña 2018/19 se comenzó con cuatro triunfos seguidos. Un póquer de triunfos histórico. Ahora vamos camino de hacer historia pero en lo negativo. Un punto de nueve, ninguna victoria y miles de debates. Al ser un proyecto continuado del anterior, los problemas se agrandan. De momento no se ha solucionado lo de eficacia y con los vaivenes tácticos se empeora en defensa.

La racha que preocupa (1-4-5)

Hércules (0-1) Llagostera
Barakaldo (0-0) Hércules
Hércules (0-0) Barakaldo
Hércules (3-1) Logroñés
Logroñés (0-0) Hércules
Hércules (1-3) Ponferradina
Ponferradina (1-0) Hércules

Prat (1-1) Hércules
Hércules (1-2) Villarreal B
At.Levante (1-0) Hércules

De los últimos diez partidos oficiales el Hércules suma un triunfo, cuatro empates y acumula cinco derrotas. Números para la revelación. Con 6 goles a favor en esos diez encuentros, una cifra ridícula. Encajando en idéntico número de encuentros, 10 tantos. Es cierto que la estadística viene del pasado y puede parecer mal intencionado añadirla al mal inicio. Pero son números muy reales. Tan fríos, que congelan. Lo dicho. El tiempo vuela, los puntos vuelan, los goles no llegan, y toca encontrar la tecla y la sintonía lo antes posible. Desafinar más, empieza a ser insostenible para todos.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!