Refuerzos de invierno o al infierno

La CróNiCa | HÉRCULES (2-2) Prat
El Hércules repite el partido del Ejea ante el Prat, y el club sigue atascado en busca de fichajes

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) | Foto: @cfhercules

Que el técnico del Prat lamente en sala de prensa que se le haya escapado el triunfo, cuando su equipo fue dos veces por detrás en el marcador, demuestra como ven los rivales al Hércules. Esa es la realidad. Un equipo inseguro, incapaz de cerrar los partidos y que regala goles en cada jornada. Es tan evidente que lo ve todo el estadio. Vicente Mir lo recalcó en su análisis del partido. Fue como vivir de nuevo el partido ante el Ejea. Un sinsentido, difícil de digerir. Con la Tercera acechando y el cuerpo técnico atascado.

El siniestro total es inevitable salvo que alguien cambie el rumbo. De nada valen las excusas. El mercado invernal se veía como una solución. Como una tabla de salvación. Como una ventana de aire fresco. Pero ahora parece una ventana que se abre para saltar al vacío. Ha llegado Carlos de Lerma, del Móstoles. Se ha ido Alejandro Alfaro. Ya no participa Fran Miranda y Samuel Llorca lleva lesionado tres meses. Es evidente que el balance resta. El equipo que no puede regalar nada y ya ha regalado dos empates en casa ante rivales directos, una temeridad.

Dicen que los jugadores no quieren venir al Hércules. Pero quizás no quieran venir a este Hércules. Si se reconstruye con un proyecto serio y con carisma al frente será diferente. Alicante es una ciudad diferente en la Segunda B. Y el Rico Pérez un estadio espectacular. Muchos vendrían andando. Aunque pare ello hay que saber escoger y tener agenda. Quedan veinte días para arreglarlo o convertir el mercado de invierno en un infierno. Si los que están no lo ven claro, que pidan ayuda. Hay mucho en juego, demasiado para titubear o tirar balones fuera. Si tomas el mando es para reconducir la nave, no para poner el piloto automático al descenso. Al menos el fútbol es claro y te señala el camino. Reforzarse o desmoronarse con estrépito. Se imaginan al Barça reforzando a su próximo rival en Champions. Si dejan salir a un jugador, jamás a un equipo que pelea por tu mismo objetivo. Es lo primero que deben frenar. No aceleren el drama. Recuerden que sumieron el control para todo lo contrario. 

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!