Showtime del Lucentum

La CRóNiCa | LUCENTUM (85-58) Ourense
El HLA Alicante lo borda en un final del partido para enmarcar ante un Ourense superado

Texto: Miguel Ángel Sánchez (@miguelSB93) | Foto: @booksportlive

El HLA Alicante recibía en el Pedro Ferrándiz a otro de los favoritos para conseguir el ascenso a ACB: el Ourense. Los gallegos, que habían perdido su último encuentro pero ganado los tres anteriores, naufragaron en la Costa Blanca. El Lucentum jugó un partido muy serio, con un Llompart especialmente inspirado, y superó con creces a su rival. Solo en la primera mitad el encuentro pareció estar igualado.

Los buenos augurios lucentinos llegaron en los primeros minutos. Un parcial de 9-0 para marcar diferencias, aunque no duraría mucho, los gallegos igualaron el marcador antes del bocinazo que decantaba el primer cuarto. Tras estos minutos, permítanme ir en orden cronológico, la ocasión lo merece, los locales cayeron. El miedo se instaló entre la afición cuando los gallegos se distanciaban en el segundo cuarto… hasta que apareció Bamba Fall. Sostuvo a los suyos y no solo hizo retornar la igualdad, sino que consiguió que los locales se marcharán tres puntos arriba. Nadie imaginaba que la diferencia sería diez veces mejor.

Rivero hizo sus deberes en el descanso. Sobre el parquet vimos al mejor Lucentum de la temporada con Pitts y Llompart al mando. El norteamericano anotaba, la leyenda lucentina creaba y dirigía el juego. Un baloncesto perfecto que culminó con un punto de Onwenu sobre la bocina. La diferencia era 15 puntos. Nadie imaginaría el final.

El Lucentum, con la lección bien aprendida, no dio tregua a su rival y no solo conservó la distancia, la duplicó . Un baloncesto espectacular, showtime de mates, triples y tapones, junto a Llompart, que paseaba entre la defensa rival como Pedro por su casa, puede que nunca mejor dicho. Poco podían hacer los de Ourense hasta un nivel que incluso hacía replantearse a algunos sobre la grada cuál es el verdadero objetivo de este equipo. Al final, los lucentinos se impusieron por 85-58.

Llompart ha vuelto a casa, los niños sonríen, los nostálgicos de tiempos mejores, aquellos que estuvieron en ACB y no abandonaron en categorías infames lloraron de felicidad. El camino a seguir está marcado, Alicante vuelve a creer, el Lucentum, como Llompart, ha vuelto.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!