Sólo faltó el gol

La CRóNiCa / Mestalla (0-0) HÉRCULES
El Hércules no remata a un Mestalla que jugó con diez la segunda parte

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) | Foto: @cfhercules 

Faltó el gol y faltó algún cambio ofensivo en la segunda parte. Por lo demás, aprobado alto. Para un equipo coherente en defensa y que genera ocasiones de gol. Hoy Buenacasa fue el que más cerca estuvo de marcarlo y de nuevo Moyita el que más fútbol generó. El empate sabe a poco, pese a ser a domicilio, al medirse a un rival que jugó casi toda la segunda parte con diez.

La puesta en escena fue mala. El equipo de David Cubillo arranca los partidos con excesiva timidez. Parece que busca aquello de madurarlos primero, medir al rival y sus virtudes, para ir creciendo. Hoy la primera media hora sobró. Con muchos pelotazos desde atrás y a merced del Mestalla. Aunque sólo generó una ocasión clara de gol en esta fase, con un remate de Fran Navarro rozando el palo.

Cubillo sorprendió con Teo Quintero en defensa en el lugar de Moisés García. El cinco le dio la razón a su técnico y firmó un partido muy serio. Jon Erice entró junto a Appin, con Moyita más adelantado en el lugar de David Sánchez y Manu Garrido de referencia por el lesionado Acuña. Tres cambios con respecto a la primera jornada, dos de ellos por decisión técnica.

Sin ser un buen primer tiempo, la mejor ocasión fue para el Hércules, con un disparo a la cepa del palo del incansable Kévin Appin. El francés es uno de los descubrimientos en el inicio de campaña. Al descanso con empate y todo por resolver. Entonces, Moyita forzó la expulsión de Sibille, dejando al filial toda la segunda mitad en inferioridad.

El Hércules tomó el mando, gestionó bien la superioridad, abrió el juego por las bandas y generó ocasiones. Pero faltó acierto en los metros finales. Buenacasa entró por Manu Garrido y fue el más activo en ataque. Rozó el gol, pero Unai y cierta mala fortuna, le privaron de su primer tanto con el Hércules. El reloj fue el gran enemigo de los de Cubillo, y el técnico tampoco ayudó al no agotar los cambios y pese a la superioridad mantener la línea de cuatro con Appin de escudero.

Con Armando aumentó la potencia en el centro del campo. Pero fue insuficiente incluso el debut de Pedro Sánchez. El equipo es aplicado en ataque y mereció el gol. Cuatro puntos en dos partidos. Apenas le generan peligro en contra y busca soluciones ofensivas. No es un mal principio. El único pero, es que sólo quedan dieciséis jornadas para acabar la primera decisiva fase de la Liga. Aquí no hay tiempo ni para respirar. Por eso el punto se queda escaso y hay que enmendarlo ganando a la Peña Deportiva en la próxima final.

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!