Un triunfo para cerrar un mal año

La CRóNiCa | Nàstic (0-2) HÉRCULES
El Hércules de Vicente Mir encuentra la solidez y logra tres puntos vitales en Tarragona

Texto: Gonzalo Blanes (@gonzaloblanes) | Foto: @booksportlive

Transitamos entre aquello del que no se consuela es porque no quiere y el mal de todos consuelo de tontos. El Hércules cierra un 2019 lleno de altibajos. Rozó el cielo en el Play Off y ahora ve el infierno demasiado cerca. Eso sí, lo acaba con un rayo de esperanza. Ganando a un clon suyo, el Nàstic de Tarragona. Vicente Mir debutó con fracaso ante el Badalona, perdió en Copa con mejores sensaciones y en Tarragona conquistó un triunfo vital. La mejoría es evidente, también lo fue con Jesús Muñoz, por eso sigue cogida con pinzas.

En Tarragona el equipo fue sólido y solidario. Evitó el gol local Falcón, arañó el cero a uno Borja Martínez, y ese tanto lo cambió todo. Apareció un Hércules regio. Serio y aplicado. Con todos a un nivel potable, lo mínimo exigible. Felipe Alfonso ha dado estabilidad al lateral derecho. Yeray es la brújula, clave en la mejoría, y Moha Traoré un ejemplo de pelea. Todos sumaron y el Hércules sumó tres puntos para evitar un abismo sideral. Hasta Rulo, jugando de interior izquierdo, se estrenó con el gol de la tranquilidad y varias volteretas para festejarlo.

El Nàstic sucumbió a los nervios del entorno, se bloqueó con el gol encajado, ¿os suena de algo? Y así acaba 2019, con la esperanza de que sea un punto de inflexión. Con las dudas de un grupo sensible al dolor. Deben aprender a sobreponerse a los golpes, eso será crucial. Llegarán refuerzos, se deben redoblar los esfuerzos y siempre estaréis vosotros. La fiel afición blanquiazul. ¡Feliz Navidad!

PUBLICACIONES RECOMENDADAS:

DÉJANOS UN COMENTARIO!